Territorio Ancestral

Para nosotros los Arhuacos al igual que para los Koguis, Wiwas y Kankwamos toda la Sierra Nevada de Santa Marta, comprendida desde las lagunas mayores y los picos nevados hasta el mar en los límites de la Línea Negra es territorio sagrado, destinado desde el origen de la creación para preservar el equilibrio entre los hombres, la naturaleza y el universo.

De hecho, la Sierra Nevada de Santa Marta abarcando un área de 17000 km2 no solo representa el espacio de existencia para los cuatro pueblos indígenas sino, es un complejo de Sitios sagrados que se constituyen, por un lado, en la institución legítima donde reposan las leyes para el ejercicio de Gobierno Propio y, por otro lado, en la Escuela de formación permanente de sus habitantes.

Este conocimiento particular desarrollado a partir de la concepción de que el ser humano y la naturaleza son partes inseparables en un mismo universo fue lo que hizo de nosotros una Cultura milenaria y de la Sierra Nevada un territorio rico en biodiversidad.