Quiénes Somos

Somos Arhuaco, un Pueblo Milenario que, junto con los Koguis, Wiwa y Kankwamo, habitamos la Sierra Nevada de Santa Marta, el Corazón del Mundo.

El Ser Arhuaco, como indígena o Humano, lo concebimos ligado, en su origen y evolución, con las dinámicas propias de la naturaleza y con las leyes que posibilitan la existencia en equilibrio, orden y armonía del Universo, las cuales asumimos como una misión fundamental para nuestra cultura y nuestros individuos. Así, el propósito de nuestra existencia es un Deber, que es la de mantener el Equilibrio Universal.

Qué Hacemos

Compartimos con el resto de la humanidad, nuestra inquietud por la conservación de la naturaleza como fuente de recursos para la sabiduría y la vida de las sociedades, pero la asumimos como compromiso de manera diferente porque consideramos que los esfuerzos por la conservación implican necesariamente el esfuerzo por la construcción de una sociedad más responsable y conectada con el Planeta, sin que ello signifique limitar el bienestar humano.

Nuestra invitación no es “No Tocar nada”; sabemos que es muy difícil mantener aquello que no usamos. Resaltamos la importancia de hacer uso prudente de la naturaleza para la subsistencia, que la calidad de vida y el bienestar humano se cualifiquen progresivamente en la medida que logremos establecer una relación armónica de beneficio mutuo con la Naturaleza. Si bien es deber de los seres humanos procurarse bienestar, ello debe lograrse con el máximo sentido de responsabilidad dado el frágil sistema de vida de nuestro planeta ante los privilegios exclusivos de los hombres.

Qué Queremos

Como indígena Arhuaco aspiramos consolidar nuestro pensamiento de forma que nuestra filosofía y práctica cotidiana puedan ser consideradas como una alternativa válida para la vida de cualquier ser humano. Pero también sabemos que voluntades similares de otras culturas han conducido a sus detentadores a generar conflictos por considerarse únicos poseedores de la verdad; por ello asumimos nuestro propósito para exhortar por la construcción de una forma de vida sensata, consciente de sus actos, que pueda ser compartida con quien quiera, pero sin la pretensión de imponérsela a quienes hayan optado por otras formas. Sabemos que la multiplicidad de pensamiento y la diversidad cultural son tan importantes para la evolución de la civilización, así como la biodiversidad es tan importante para la evolución biológica.

Y para consolidar nuestra misión es fundamental la recuperación del Territorio Ancestral que abarca toda la Sierra Nevada de Santa Marta hasta los límites de la Línea Negra. Este objetivo responde al derecho que todo ser humano tiene a disponer de un espacio dónde realizar sus sueños en forma autónoma y libre, máxime cuando se trata de un territorio habitado desde siempre hasta lograr ser una cultura milenaria.