Sierra Nevada

Territorio Ancestral

Para nosotros los Arhuacos al igual que para los Koguis, Wiwas y Kankwamos toda la Sierra Nevada de Santa Marta, comprendida desde las lagunas mayores y los picos nevados hasta el mar en los límites de la Línea Negra es territorio sagrado, destinado desde el origen de la creación para preservar el equilibrio entre los hombres, la naturaleza y el universo.

De hecho, la Sierra Nevada de Santa Marta abarcando un área de 17000 km2 no solo representa el espacio de existencia para los cuatro pueblos indígenas sino, es un complejo de Sitios sagrados que se constituyen, por un lado, en la institución legítima donde reposan las leyes para el ejercicio de Gobierno Propio y, por otro lado, en la Escuela de formación permanente de sus habitantes.

Este conocimiento particular desarrollado a partir de la concepción de que el ser humano y la naturaleza son partes inseparables en un mimo universo lo que hizo de nosotros una Cultura milenaria y de la Sierra Nevada un territorio rico en biodiversidad.

Línea Negra

La Línea Negra es el cimiento físico y cultural que sirve de base al sistema montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta. Al igual que el cimiento de cualquier edificación la Línea Negra proporciona estabilidad a nuestro territorio en lo ecosistémico y en lo cultural, marcando el espacio geográfico hasta donde los cuatro pueblos debemos cuidar y vivir físicamente.

Como tal, la Línea Negra es la conexión con los principios de origen de la vida, un anillo que rodea la Sierra Nevada abarcando los manglares, madre-viejas, desembocaduras de ríos, cerros costeros, arrecifes, praderas y sabanas marinas que constituyen barreras protectoras contra catástrofes, huracanes, enfermedades de la naturaleza y epidemias en las partes altas de la Sierra.

Recuperación Territorial

La recuperación del territorio ancestral es una estrategia fundamental en la ordenación del medio ambiente y en el desarrollo debido a que nuestros conocimientos y prácticas tradicionales desarrollados por miles de años ofrecen una alternativa de concepción de sociedad para el resto del mundo. Recuperar el territorio es afianzar la tradición cumpliendo con el designio colectivo que reafirma nuestra identidad, y es la forma de realizar y obtener los beneficios de la multiculturalidad y plurietnicidad consagrados como derecho por la Constitución Colombiana.

Sin embargo, la recuperación del territorio ancestral no ha significado aislamiento o exclusión de grupos; por el contrario, esa dimensión que comprende lo que los indígenas y mamos conocen como el ordenamiento ancestral del territorio se ha ido convirtiendo en un eje fundamental para la caracterización ecológica y cultural de la Sierra Nevada, lo que viene haciéndose, aunque lenta pero progresivamente por cuencas especialmente en las cuencas más representativas de la vertiente norte.

Ejemplo de lo anterior es el reconocimiento que el gobierno nacional hizo el 10 de diciembre de 2003 “el modelo de ordenamiento tradicional indígena de ocupación, uso y manejo de la Sierra Nevada de Santa Marta es el que mejor ha permitido la conservación ambiental de la Sierra Nevada en beneficio de toda la población regional y nacional. Y en tal sentido, la intervención pública y privada en la Sierra Nevada se debe concertar bajo el marco del ordenamiento territorial tradicional indígena, definido por los pueblos indígenas asentados en la Sierra Nevada y la permanente coordinación institucional de las autoridades”.