Protección de los Sitios Sagrados

Consideramos que el hecho de haber vivido en un espacio específico y con ello haber logrado un ser cultural, responde al derecho que todo ser humano tiene a disponer de un espacio donde realizar los propósitos que, en forma autónoma, ha ideado para sí mismo, sea en razón de sus necesidades o motivado por sus aspiraciones.  Así mismo nos parece que.

Como resultado de lo anterior, nuestro compromiso puede llegar a garantizar que los flujos y ciclos de los elementos de la naturaleza, servirán a las sociedades y a las culturas que se asientan a los alrededores cercanos a nuestro territorio y, en forma mediata, al equilibrio ambiental del Planeta.

Nuestro compromiso incluye lograr, desde la base de nuestra concepción, que la calidad de vida y el bienestar de quienes compartimos esta cultura se cualifique progresivamente en la medida que disfrutemos de la tranquilidad en el orden que vayamos obteniendo en nuestro territorio.

Con el logro de nuestra solicitud esperamos contar con un panorama más despejado de obstáculos generados por la transferencia a nuestro territorio de conflictos que responden a defectos de tolerancia, de justicia y por la falta de respeto a los Derechos Humanos, existentes en otras culturas y que resultan violatorios del derecho a la autonomía en el logro de las aspiraciones propias de nuestra cultura. Nuestras propias limitaciones y defectos tendrán una mejor oportunidad para ser corregidos en un contexto de reflexión tranquila en el interior del espacio para nuestra cultura.

zz-recuperacion-territorio-sagrado