Qué queremos

Una de las aspiraciones como Arhuaco es continuar con la consolidación de nuestro pensamiento de forma que nuestra filosofía y práctica cotidiana puedan ser consideradas como una alternativa válida para la vida de cualquier ser humano. Pero también sabemos que voluntades similares de otras culturas han conducido a sus detentadores, a generar conflictos por considerarse únicos poseedores de la verdad; de modo que, asumimos nuestro propósito para exhortar por la construcción de una forma de vida sensata, consciente de sus actos, que pueda ser compartida con quien quiera, pero sin la pretensión de imponérsela a quienes hayan optado por otras formas. De hecho, somos uno de los férreos defensores de que la multiplicidad de pensamiento y la diversidad cultural son tan importantes para la evolución de la civilización, así como la biodiversidad es tan importante para la evolución biológica.

Y para seguir afianzando nuestro legado cultural, compartiendo las misiones de responsabilidad y de paz, es fundamental la recuperación del Territorio Ancestral que abarca toda la Sierra Nevada de Santa Marta hasta los límites de la Línea Negra. Es claro que esta pretensión no obedece a un error de concepción de Desarrollo o Progreso que pregonan en nuestro país, ni a un capricho de marcar una diferencia egoísta o excluyente, sino de contribuir en que la humanidad, a la par de los grandes cambios materiales, priorice los principios que propendan por una sociedad responsable, justa, equilibrada y con futuro sostenible. 

Bajo esa lógica, nuestro propósito trasciende la mera lucha de reivindicación territorial por disponer de un espacio ancestral de existencia como un derecho natural o como un derecho constitucional consagrado en la Carta Magna. Nuestro objetivo es devolver a la Sierra Nevada, como Corazón del Mundo, su Misión Superior de latir y preservar el complejo Sistema de Vida que sustenta a Colombia, el mundo y el Universo. De ahí que es clara nuestra objeción respecto de valores utilitaristas y superficiales, que al igual que sus portadores, corresponden a la cambiante generación de lógicas, formuladas prioritariamente para favorecer el egocentrismo humano, a expensas de la destrucción de la base misma que sustenta todo tipo de vida.

Pero también aclaramos que nuestra invitación no es “No Tocar nada”; resaltamos la importancia de hacer uso prudente de la naturaleza para la subsistencia, que la calidad de vida y el bienestar de los arhuacos y de quienes viven a nuestro alrededor se cualifiquen progresivamente en la medida que logremos establecer una relación armónica de beneficio mutuo con la Sierra.  “Piensas y actúas conforme a la Misión Superior de la Sierra, LUEGO EXISTES”.

que-queremosque-queremosque-queremos